“¡Quiero impregnarme de tí!”

¡Hola a tod@s! Oficialmente estamos en período de cuarentena o confinamiento por el patógeno ese… ¡Voldemort! O no sé… En fin, que estando esta tarde en casa, he hecho un ejercicio de memoria de ese sueño mágico y erótico que he tenido justo antes de despertar esta mañana y he intentado ponerlo en un texto que es el que sigue. Lo voy a poner en la categoría de “Cuentos de Invierno” por ese carácter fugaz y efímero que tienen los sueños y mis cuentos. Quizás en un futuro sea la vivencia de alguno de los personajes de Onyria, ¿quién sabe? ¡Espero que os guste!  

____________________________________________________________________________________________

Todavía estoy sumido en ese estado etéreo entre el reino onírico y la vigilia previa al despertar, pero siento su presencia cerca de mí. Su olor corporal se me ha pegado a la piel y cada vez que respiro noto como todo su ser se cuela por todos y cada uno de mis poros colmándome de un éxtasis volátil, sutil, y delicado. Arrastrado por la pobre luz anaranjada de los fanales que se cuela por las rendijas de la persiana, abro poco a poco los ojos para comprobar que está ahí, observándome. ¿Cuánto rato hace que me mira? Mi corazón se lanza a una desbocada carrera mientras noto como el calor enrojece mis mejillas.

Él se incorpora y sacude su cabeza haciendo que su salvaje melena ondee libre y mágica terminando sobre su rostro cubriéndolo y otorgándole un aspecto misterioso, sensual y peligroso. Sus labios dibujan muy lentamente una alargada y pícara sonrisa. Me indica con un lujurioso susurro que quiere que me acerque a él; sus fuertes brazos me acogen en una fortaleza inexpugnable, cálida y suave. Nos miramos y noto como sus ojos se hunden hasta lo más hondo de mi ser atravesando capas de piel, carne, huesos, cartílago, sangre y órganos hasta acariciar mi alma que tiembla derrotada por el deseo. Mi boca le busca y su aliento se cuela en mi interior mostrándome el camino hacia la unión más profunda que dos seres pueden tener. Mis brazos rodean su nuca para que mis manos puedan enredarse con su frondoso pelo, mientras él recorre todos y cada uno de los rincones de mi espalda con sus poderosas manos haciéndome estremecer y arquear la espalda en una bonita y erótica figura.

Sus labios corresponden a los míos con gran ahínco y comienza a poseer poco a poco todo mi ser como una terrible criatura roba almas. Al poco sus grandes manos descienden hasta mi cintura y me ruega con fuego en la voz que me dé la vuelta. Como a cámara lenta, sin quitar la vista de sus labios de perdición y con un hirviente anhelo, me volteo y dejo recaer mi espalda sobre su fornido pecho, a la vez que sus poderosas manos se cierran cual garras sobre mi cintura. Su boca caliente se posa delicada sobre mi cuello y noto como sus colmillos se clavan sensuales en la piel y casi la atraviesan. Un gemido, fruto de la instintiva mezcla entre el dolor y el placer se me escapa atravesando mi garganta. “Lo quiero todo de ti” dice con un gruñido ronco y sexual. “Tu cuerpo, tu calor, tu piel, tu sudor, tu olor, tu sexo, tu sangre…” Sus palabras se filtran por mi oído, recorren toda mi anatomía haciendo que mis músculos se retuerzan encarcelados en ese abrazo carnal y oscuro. Inclino mi cabeza hacia atrás hasta que topa con su hombro y pongo de nuevo mi mirada sobre la suya que está casi oculta entre la penumbra de su indómita melena; sus ojos brillan con un destello de celo, su sonrisa me atrapa en un lascivo hechizo.

Me inclino hacia delante hasta quedar tumbado boca abajo, él me acompaña y recuesta su sensual y ardiente cuerpo sobre el mío para unirnos en una fusión tanto carnal como espiritual. Ambos dos nos impregnamos el uno del otro con lujuria. El universo desaparece, sólo quedamos nosotros dos. Nuestros cuerpos desbocados y atravesados por electrizantes impulsos nos llevan al culmen de la unión y estallamos en una vorágine de éxtasis elevado que nos lleva después a caer rendidos sobre el colchón.

Nuestra respiración es rápida y entrecortada. Una gota de sudor se desliza perdida por mi nariz. Él la recoge con su pulgar , se la lleva a la boca y la degusta de forma obscena. “Ya sabes que lo quiero todo de ti.” afirma triunfante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s