Relámpago Azul

¡Muy buenas! Sé que es tarde, lo sé, pero está uno un poco blandurrio y me apetecía sacar cosas que tengo en la cabeza y en otro sitio del cuerpo (no mal pienses). Estaba aquí y hace unos días puse las dos primeras líneas de este texto en un tweet y hoy lo he vuelto a ver y me ha venido esta historia. La he subido directamente a ese tweet y se ha convertido en un hilo pero como es del estilo de los Cuentos de Invierno y tiene tintes de Onyria, he decidio copiarlo aquí y así tiene algo más de sentido. No sé, a ver qué os parece. Mientras lo escribía tenía que retener alguna que otra lágrima. Espero que os guste.

¡Un saludo!

PD: Está mal escrito porque lo he hecho así sin pensar mucho.

______________________________________________________________________________________________________________________________

Posó una fría y dura mirada sobre la ciudad desde lo más alto de aquella lúgubre torre de cristal oscuro. El precioso color café de sus ojos se vio delicadamente empañado por gotas de ira y torrentes de tristeza. El cielo compartió con él un terrible rugido que desgarró los tejidos de la bóveda celestial y lanzó un relámpago de forma espeluznante y azulado que estremeció hasta al más valiente. Clamaba con su pesar en los ojos que volviera el amor a su corazón. Pero el cruel destino le había arrebatado esa capacidad y ya no sería capaz de amar nunca más. Estaría condenado a traer la desdicha al alma del resto de los mortales por la infame eternidad. Los hados se habían conjurado y habían dictado esa injusta sentencia. La lluvia comenzó a caer fría e implacable empapando todo su ser y acrecentando su poder negativo. En su interior las sombras comenzaron a crecer de forma incesante tragándose el dolor y reemplazándolo por algo más tenebroso si cabe aún. Alzó la vista inundada hacia el cielo y expelió un nuevo rugido que resonó por toda la ciudad cual bestia herida buscando venganza. Y fue entonces cuando algo impensable para él ocurrió: un nuevo relámpago cayó del cielo, esta vez dorado como el sol e impactó directamente en él. Sobre sus labios heridos se posaron otros labios invisibles y etéreos como los vientos cálidos del sur de Onyria. Unos labios que trajeron una chispa de esperanza que se plantó en lo más profundo de su corazón. Una débil luz que debería cuidar como su último aliento. Si bien las máquinas infernales que encarrilan el porvenir se habían conjurado contra él, una fuerza otrora perdida quiso darle una oportunidad. ¿Sería eso una ocasión para buscar la redención o se dejaría consumir por las tinieblas de su corazón? Luchó. Luchó como nunca antes contra esas fuerzas invisibles en su interior. Derramó lágrimas que cayeron por la ciudad como una lluvia despiadada y poco a poco la pequeña chispa de su corazón fue ganando terreno. Y creció como un dorado y brillante amanecer. Miró de nuevo al cielo y esta vez sus labios dibujaron una bella y tierna sonrisa. Un sincero y sosegado susurro se le escapó por la comisura de los labios: “Te encontraré, siempre lo haré.”

Romantizando Sueños

Buenas a todos, a todas y a todes. Ya sé, ¡ya! Está este pobre blog mío más dejado de la mano de Sarva que… Bueno, oye que no tengo que excusarme ni nada. Estoy viviendo cambios en mi vida y los experimento con todas las ganas del mundo. ¿Qué vienen mal dadas? Me pillo el berrinche, se me pasa al rato y luego intento sacarle algo de provecho o positivo o lo que sea. ¿Qué vienen cosas buenas? ¡Más que bienvenidas sean! Y justamente este texto me ha venido porque recientemente estoy experimentando sentimientos muy bonitos. Así que bueno, ahí os lo dejo. Y sí, ya sé también que es muy escueto, pero ahora mismo es lo que hay, jejeje. ¡Espero que os guste!

______________________________________________________________________________________________________________________________

Aún sumido en esa entropía entre el sueño profundo y el ligero despertar, mi cuerpo empieza a sentir la calidez de tu piel que se ha pegado a mi espalda con discreta suavidad. Tus manos se deslizan delicadas sobre mi costado estremeciendo cada rincón que tocan con el tacto divino que solo ellas saben dar. Tu sensual canción se cuela desde lo más profundo de tu boca a lo más hondo de mis oídos en un trémulo susurro que penetra capas y más capas hasta alcanzar el mismísimo centro de mi alma. El corazón se me acelera a la vez que mis brazos se retuercen hacia atrás para empezar a buscarte; una de mis manos aterriza en tu pierna y acaricia tu muslo que se resbala por la pasión, la otra mano enreda los dedos en tu cabello ondulado y desordenado que se convierte en una placentera trampa. En ese instante tus versos se tiñen con algún que otro gemido que eriza el vello de mi nuca a la vez que me propina una potente y erótica descarga que viaja fugaz desde ese punto, luego corre alocada por mi espalda y se pierde en el final de esta. Tus fuertes brazos se cierran sobre mi dejando que tus manos se unan sobre mi pecho, así mi corazón te marca el ritmo de los besos que tus labios impregnan en mi cuello. Me volteo con suavidad para devorar con dulzura todas y cada una de tus rimas directamente de tu boca, mientras enredo mis brazos sobre tu cintura que arde en deseo de unirse a mí.  Pero el sueño evanescente poco a poco se disipa y ese furor pasional desaparece como una nube etérea y descubro que ya no estás.